miércoles, mayo 18, 2011

Contraparte

Me lo dices todo a mi
y creo que todo tiene que ver conmigo.
Se que de alguna forma me afectará,
y le sacaré el mejor partido.

Estoy tranquilo porque tendré mis propias conclusiones
sin tener que pedirte explicaciones.
Lo disfrutaré
y luego traeré a colación el tema,
para mis entretenciones.

Si acasó un día ya no me quieres,
no podré estar como si nada
gritaré de tristeza y de conmoción
y no podré escribir ni escuchar canción,
...si es que así lo quiero yo ;)

Bailando y Cantando

En las noches de luna y canto
encendemos juntos la hoguera
asamos en ella deseos y vanidades
conjugados en vanalidades y realidades.
Cantamos y bailamos alrededor
entonamos el hubiera y el pudiera
como niños por primera vez fuera de casa
como niño sintiendo ser parte de algo más grande que él
como niña creyendo no querer ser parte de algo más.

Lo único que viene a mi mente son palabras de Morrison
"Your milk is my wine
My sillk is your shine"
Y de Apollinaire
"Qui tombent ces vagues de briques 
Si tu ne fus pas bien aimée 
Je suis le souverain d'Egypte 
Sa sœur-épouse son armée 
Si tu n'es pas l'amour unique"

Las llamas se reflejan en tus ojos y en tu cara
El crujir de los leños 
y el sonido del calor que emana,
                              que sana,
                              que nos divide,
y nos mantiene ahi,
bailando y cantando.


Érase que se eran dos almas en júbilo
Dos dioses sin cielo
Un universo entero
Miles de vidas paralelas

El caminito

Habia una vez un caminito
el caminito cruzaba un bosque de encinos
habia encinos de hojas grandes y de hojas pequeñitas
el caminito cruzaba el bosque y varios riachuelos
y quienes por ahi pasaban lo mantenían vivo y lo reformaban cuando un encino moria, caía y lo obstruía
pasaban por él ardillas, osos, armadillos, zarigüellas, zorrillos, conejos, liebres y unas criaturas muy curiosas llamadas hombres, que tenian la piel roja y vivian en armonía con el bosque y los demás animales, ya que ellos se consideraban uno más de ellos
y los consideraban sus hermanos; hermano oso, hermana liebre, hermana aguila
pasaron años, lustros, siglos
y el caminito vivió y vivió todo ese tiempo
hasta que llegó otra clase de hombre, hombres que no consideraban a los hombres rojos sus hermanos, y tampoco a las liebres, ni los osos, ni las aguilas.
éstos hombres tenían la piel blanca
el hombre llegó y cortó los árboles, construyó carreteras, cambió el curso de los rios y construyó casas donde por milenios vivieron los árboles y los animales
y el caminito que antes no cnocía ni principio ni fin, un día se vió atrapado en el último reducto de un bosque, atrapado en medio de la gran ciudad
el hombre blanco construyó otro camino donde le era fácil caminar, un camino de concreto y olvidó al caminito "de tierra" como le llamaba
hasta que un día, un hombre diferente a los que hicieron todo eso, empezó a recorrer todos los días el camino de concreto
el caminito lo veía de entre los arbustos, arbustos que cada vez lo hacían más estrecho
y le llamaba la atención que se detenía a escuchar a los pájaros
a escuchar al riachuelo
a detenerse a poner a salvo a despistados caracoles que caminaban por el camino de concreto sin saber el peligro que les acechaba
que cuando los escarabajos nacian por decenas él era el único que tenia cuidado de pisar con cuidado para no aplastarlo, y que sentia tristeza de ver que alguien más que habia pasado antes no había tenido ese cuidado
hasta que un día, aquel hombre, en un vistazo, descubrío al caminito
al principio creyó que sólo era un clarillo en el bosque
pero al dar uno o dos pasos fuera del camino de concreto, el caminito se abrió gustoso y le mostró una ruta libre del sol, llena de verdor que invitaba a la aventura
el hombre titubeó un momento, después de todo quien sabe que peligros acecharían en ese camino desconocido, fuera de la seguridad de lo ya conocido, de lo ya establecido
pero un impulso en su corazón lo sacó del trastabileo y dio uno, dos, cinco, cien pasos
de repente al volver la vista atrás no había mas que árboles, y adelante árboles
el hombre se sintió como nunca se había sentido
vivo, salvaje, descubriendo algo nuevo
y el no lo sabía, pero el caminito también se sentía igual, explorado, temido, y de nuevo infinito
el hombre y el camino ahora son amigos. se muestran diferentes el uno al otro día con día
el hombre ahora dibuja rodeos alrededor de árboles caídos, rodeos que hacen al camino sentirse vivo, seguir vivo.
tan tan

A nadie le importa mi blog

Por eso lo quiero

http://fakedesigns.blogspot.com/