domingo, marzo 11, 2007

Ensayo absurdo sobre cucurbitáceas.

Gota a gota el laberinto azul se vacía hacia el vasto universo de hechos y sucesos que conllevan el ritmo cardipasilineo de mi cucurbitante corazón, que cual calabacìn tierno se distiende entre las ensaladas, los guisos y las guarniciones de mis padres, compañeros y familiares. Qué diferencia a cuando era yo un dulce de gran calabaza, naranja, oscuro, dulce, de sabor ilimitadamente suigéneris entre los pays y las tachas, todo yo rebozante del piloncillo de mis padres, compañeros y familiares.

Hasta que un dia sin menos ni más quedó tan sólo mi corazòn... de melón.

Preferible ser sandía, tanta agua, color y semillas negras a las cuales enfrentarse si me quieres dar una mordida. O tal vez el gran e imponente pepino tan picudo con su chile y limón... no, me gusta más ser sandía para escurrirme gota a gota en el laberinto azul que se vacía hasta el vasto universo de hechos y sucesos que conllevan el ritmo cardipasilineo de mi cucurbitante corazón.

2 comentarios:

ignorante dijo...

Los fans seguimos esperando una entrada fresca y original como suelen ser aquí...

Saludos!

ignorante dijo...

Eeeeh, es claro que me refería a una nueva y no a esta, ya que hace mucho no publicas.